martes, 22 de mayo de 2012

Los Beatles y el paso de cebra



En 1969 yo sólo tenía un año de vida y aquellos cuatro amigos de Liverpool se reunían por última vez para grabar el disco "Abbey Road". Cuando ya tenía 11 años y una bicicleta me compré "Help!" en una "cinta original" que me costó el ahorro de un montón de pagas, que recibía los domingos. Me gustaron tanto aquellas canciones que corrí de nuevo a la tienda de música y pedí otra cinta de los Beatles y la dependienta me ofreció aquella en la que los cuatro amigos están con barba, cruzando un paso de cebra. Recuerdo que coloqué la nueva cinta en el radio casset, que había sido de mi primo y comenzaron a sonar los acordes de "Here comes the sun" y aquella guitarra acústica me hipnotizó. El problema vino después cuando las demás canciones no tenían nada que ver el sonido pop, eléctrico y rítmico de las canciones que tanto me gustaban. Recuerdo que "I want you" y "Come together" me daban miedo y dejaba el radio casset tocando y me iba de la habitación. Todavía no entendía que los grupos de música evolucionaban en la búsqueda constante por la creatividad. Yo pensaba ingenuamente que los Beatles de Help! del año 1965 habían continuado cantando y componiendo siempre la misma canción, o por lo menos el mismo estilo de música. Tarde en descubrir el disco "Abbey Road" y en apreciar aquellas canciones que parecían inacabadas. Ahora después de muchos años y algunos desengaños, aquella fotografía está pegada en la habitación donde leo, escribo y ordeno recortes viejos de periódicos. En la pared los Beatles avanzan hacia la derecha con paso firme y simétrico. Y estos días se subastó una fotografía donde ellos van hacia la izquierda, como queriendo volver a casa, después de un largo viaje. 

domingo, 20 de mayo de 2012

La página de "El Sur"



Este sábado me tocó cuidar de un exámen en la Escuela donde trabajo de las 07:00 al medio día, con un pequeño intervalo de quince minutos para tomar un café. Me había llevado varios libros de bolsillo para leerlos, mientras los alumnos hacian las diferentes pruebas. Sin embargo no pude leer nada de nada, únicamente casi al final de la mañana cuando sólo quedaban en la sala algunos alunos intentando resolver ecuaciones de segundo grado y logaritmos neperianos, conseguí leer un pequeño relato del escritor argentino José Luis Borges, titulado "El Sur". Aquí os dejo un párrafo cazado con el bolígrafo rojo, donde la luz amarilla del nuevo día inundaba aquella historia.


"La primera frescura del otoño, después de la opresión del verano, era como un símbolo natural de su destino rescatado de la muerte y la fiebre. La ciudad, a las siete de la mañana, no había perdido ese aire de casa vieja que le infunde la noche; las calles eran como largos zaguanes, las plazas como patios. Dahlmann la reconocía con felicidad y con un principio de vértigo; unos segundos antes de que las registraran sus ojos, recordaba las esquinas, las carteleras, las modestas diferencias de Buenos Aires. En la luz amarilla del nuevo día, todas las cosas regresaban a él".

viernes, 11 de mayo de 2012

El planeta Azul



¿Hacia donde va nuestro planeta azul? ¿Somos una especie de nave espacial que vaga sin rumbo por el universo? ¿Por qué los fines de semana duran tan poco?.

Si todos los indignados de este mundo se pusieran de acuerdo y diesen un salto en el mismo momento, ¿cambiarían la trayectoria social-económica de nuestro planeta cada vez más gris?

Esta imagen de la Tierra pasará a formar parte de los anales de la historia. Es la fotografía con mayor resolución jamás tomada de nuestro planeta. Ocupa más de 100 megas, tiene una resolución de 121 megapíxeles, y ha sido captada en una sola toma por el satélite ruso Elektro-L.

http://planet--earth.ca/

jueves, 10 de mayo de 2012

Escrito en un instante



Recomiendo a tod@s  l@s  lector@s  el blog del escritor AMM (Antonio Muñoz Molina):
http://antoniomuñozmolina.es

Aquí os dejo un pequeño ejemplo de como son sus "palavras em espanhol":


LO NUNCA VISTO

El oficio del escritor, como el del fotógrafo, consiste en gran parte no en ver lo que no ha visto nadie sino en ver plenamente lo cotidiano que está a la vista de todos, lo que ocultan o dejan borroso la distracción, la costumbre, el prejuicio, la egolatría que hace que en todo se vea solamente a uno mismo. También es en parte el oficio del científico: la ciencia moderna empieza más o menos en el momento en que Galileo ve la Luna, la ve de verdad, de manera que se da cuenta de que no es la esfera perfecta de la ortodoxia aristotélica. Vivir en una casa, en una ciudad, casi inevitablemente es dejar de verlas. Por eso es tan beneficiosa la visita del forastero atento al que hacemos de guía, de modo que vemos las cosas a través de su asombro.

Cruzo ayer distraído Broadway por la esquina de la calle 12, yendo hacia el laberinto tentador de la librería Strand, en el mediodía día de llovizna, y al mirar  instintivamente hacia el norte, por donde viene el tráfico, veo como si fuera por primera vez el Empire State Building, apareciendo de golpe como un gigante en la niebla, emergiendo de ella.

miércoles, 9 de mayo de 2012

Una pareja en el metro



A simple vista sólo son dos personas que viajan en metro, ella lleva un abrigo y él un libro y un sombrero. Ella parece espiar de reojo la lectura concentrada de quien está a su lado. Sentados muy cerca el uno del otro, se rozan los hombros, él puede sentir el olor del perfume de ella, sin embargo sigue absorto en la página del libro. La mujer lleva también una bufanda, un gorro y guantes, debe ser invierno en Nueva York y él trabaja de profesor en una universidad. Los dos son españoles y escritores, están casados, y se llaman Elvira Lindo y Antonio Muñoz Molina. "Lugares que no quiero compartir con nadie" es el título del último libro de ella y "La noche de los tiempos" es el de él. Todavía no los he comprado en ninguna librería, debe ser porque ahora no vivo en España. Quizás me anime y los lea en la pantalla de un tablet. Sin embargo, simplemente me conformaría con viajar en metro y descubrir que en el mismo vagón que viajo yo hay una pareja, que me resulta conocida. ¿Dónde los habré visto yo antes?

martes, 8 de mayo de 2012

Táctica y Estrategia



Mi táctica es 
mirarte 
aprender como sos 
quererte como sos 

mi táctica es 
hablarte 
y escucharte 
construir con palabras 
un puente indestructible 

mi táctica es 
quedarme en tu recuerdo 
no sé cómo ni sé 
con qué pretexto 
pero quedarme en vos 

mi táctica es 
ser franco 
y saber que sos franca 
y que no nos vendamos 
simulacros 
para que entre los dos 
no haya telón 
ni abismos 

mi estrategia es 
en cambio 
más profunda y más 
simple
mi estrategia es 
que un día cualquiera 
no sé cómo ni sé 
con qué pretexto 
por fin me necesites.

MARIO BENEDETTI

P.D: Qué saudade do vovô Benedetti, a sua poesía faz da gente pessoas melhores.

domingo, 6 de mayo de 2012

La página de "Rayuela"



No puedo evitar escribir aquí el Capítulo 68 de "Rayuela" el libro que cambió mi vida, y la literatura que me rodeaba al final de la oscura adolescencia. Le debo a Julio Cortázar el descubrimiento de una realidad deslumbrada por infinitos misterios inexplicables. Nada es lo que parece y uno continua siendo un amable desconocido para uno mismo.
"Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias".

jueves, 3 de mayo de 2012

La página de "Verdade tropical"



Inauguro aquí en este blog/diario una nueva sección llamada "LA PáGINA DE..." donde voy a destacar pequeños textos de páginas de libros que me cautivaron, enseñaron, sedujeron por algún motivo íntimo y personal.

Comienzo con el libro de Caetano Veloso: "Verdade Tropical" del año 1997, publicado por Companhia das letras. Tengo que decir que fue el primer libro que leí en portugués y fue una especie de enciclopedia resumida sobre la cultura de Brazyl (que diría Glauber Rocha). Recuerdo que compré el libro en el MASP, en mi primer viaje a São São Paulo, meu amor (que diría el genial Tom Zé de Irará).

(...) "Desde el fondo oscuro del corazón solar del hemisferio sur, desde dentro de la mezcla de razas que no asegura ni degradación ni utopía genética, de las entrañas inmundas (y sin embargo, saludables) de la internacionalizante industria del entretenimiento, de la Isla Brasil flotando eternamente a medio milímetro del suelo real de América, desde el centro de la neblina de la lengua portuguesa, salen estas palabras, que aunque se sepan de hecho despretenciosas, son el testimonio y la interrogación sobre el sentido de las relaciones entre los grupos humanos, los individuos y las formas artísticas y también de las transaciones comerciales y de las fuerzas políticas, en resumen, sobre el placer de la vida en este final de siglo.

"Verdade tropical" é em parte uma autobiografia: ao mesmo tempo em que descreve sua formação musical e o desenvolvimento de seu trabalho como cantor e compositor, Caetano Veloso narra períodos decisivos de sua vida pessoal - a infância e a adolescência em Santo Amaro, por exemplo, ou o primeiro casamento, a prisão em 68 e o exílio em Londres. Seu tema é também a música popular, sobretudo o tropicalismo, e sua relação com outras manifestações musicais, como a bossa nova, a jovem guarda e os festivais da canção. Num plano mais amplo, Verdade tropical reflete sobre questões que eclodiram nas décadas de 60 e 70, como as drogas, a sexualidade, a ditadura.

Referência:

http://www.caetanoveloso.com.br/sec_livros_view.php?id=17&language=pt_BR

miércoles, 2 de mayo de 2012

Greguería



"El libro es un pájaro con más de cien alas para volar"