sábado, 26 de noviembre de 2011

La felicidad (en 4 minutos)



No tengo ni la más mínima idea de que debe ser esa cosa tan abstracta y tan escurridiza que las personas humanas del planeta tierra insisten en llamar de "Felicidad". 
Por eso os dejo estos videos que ha difundido la rtve, junto con una conocida marca de refrescos (que ha creado "El Instituto de la felicidad", sí, sí, así como suena).
Espero que os gusten.

domingo, 20 de noviembre de 2011

20N: Elecciones Generales en España



¿Se estrella la izquierda por girar a la derecha?

En España años de falsa bonanza han traído indignados que no se resignan a esta catástrofe económica que es el siglo XXI. ¿Qué se puede hacer? Tal vez convertir en beneficios públicos los beneficios privados de los bancos, de las bolsas de valores y sus especulaciones financieras del mercado.

La peor crisis económica de la democracia y la fracasada gestión del Gobierno socialista, que arrancó la legislatura con dos millones de parados y la termina con cinco, ha dado la mayoría absoluta al PP para gestionar con manos libres la salida del pozo en medio del vendaval. El nuevo presidente, Mariano Rajoy, gobernará con el apoyo de sus 186 diputados (por encima del mejor resultado en escaños del PP de Aznar en 2000) frente a los escasos 110 diputados del PSOE, su peor resultado de la reciente etapa democrática.

martes, 15 de noviembre de 2011

Rosa Montero




Hace tiempo que descubrí a Rosa Montero, sus entrevistas, sus artículos y sus novelas (a pesar de que las últimas que ha escrito todavía no las he leído).

Recuerdo su "Crónica del desamor ", "Amado amo", "La función delta", "La hija del caníval" y "La loca de la casa", historias de seres humanos que parecen perdidos, buscando un sentido al milagro de vivir.

Recuerdo un compañero de la facultad que le envío una carta (escrita en una mañana de domingo con resaca) después de leer un artículo suyo en el periódico. Hay que decir que la carta no tenía sobre, sólo era un folio en blanco, doblado, pegado con un celo y con la dirección, imagino que del periódico. Pues, hete ahí que Rosa Montero le respondió y le decía algo así como "Gracias Roberto por tus mimos..."

Una vez le escribí un poema en una hoja, donde había pegado una foto en blanco y negro, recortada de un periódico. Sin embargo yo fui incapaz de enviárselo.

Su último libro se titula "Lágrimas en la lluvia" (2011), una celebración de la vida a pesar del acecho de la muerte.

Aquí os dejo el artículo del que hablaba antes.

"Sueños" (16/11/1991)

Anoche soñé que visitaba a una hermana a la que no había visto durante varios años. Recorría su casa y advertía los cambios que el tiempo había traído: el nuevo suelo de la cocina, la sala pintada en un color distinto... Sería un sueño de lo más vulgar, torpemente doméstico, si no fuera por un par de detalles: uno, carezco de hermanas; dos, aquella mujer a quien anoche visité la conocía de antes. La recordaba de otros sueños, de otras madrugadas. Era mi hermana en el mundo dormido.Cada día me parece advertir más claramente que hay un nexo que une las fantasías nocturnas, un hilván de memoria y de causalidad enhebrado entre los distintos sueños que nos van ocupando. Como si por las noches fuéramos otros y viviéramos, sin saberlo, una doble existencia. Y así, cuando el mundo se apaga quizá tengas otra profesión, otra edad, otra cara; quizá gastes un ojo de cristal o seas karateka. Puede que al otro lado de tus noches haya un gran amor, o una inmensa derrota. Y esa otra realidad también tiene su tiempo, se va desarrollando año tras año. Por eso anoche reconocí a mi hermana; y por eso cuando vi a su viejo gato ronroneando sobre eI nuevo suelo de la cocina, recordé que el animal me había arañado años atrás, y que aún conservaba huellas de la herida. Miré en sueños mi mano y ahí estaba la cicatriz, un pequeño garabato sobre un dedo. La existencia nocturna también nos va marcando.

Quizá sea cierto, en fin, ese vértigo que todos intuimos en algún momento: que vivimos dos vidas paralelas, que al dormir nos adentramos en otro mundo y que nuestros días, lo que llamamos la realidad, no son sino el sueño de esa vida dormida. Yo, por si acaso, atisbo mis manos en todos.los espejos que me cruzo, buscando, hasta ahora sin éxito, una leve cicatriz en la mano izquierda.

ROSA MONTERO

lunes, 14 de noviembre de 2011

Sangre latina



Si hay un género periodístico que me gusta incondicionalmente es el de "la entrevista". Me encanta leer o escuchar las ideas de las personas, su visión del mundo, las cosas que aman/odian y el concepto particular que tienen de la felicidad. 

Lo último que he descubierto ha sido el programa "Sangue Latino" en la tv Cultura de Brasil, dónde son entrevistadas figuras célebres de America Latina (yo me atrevería a cambiar esta palabra por Iberoamérica).

El periodista y escritor Eric Nepomuceno es el entrevistador de este programa en blanco y negro, con una banda sonora delicada y vibrante interpretada por Hamilton de Holanda.
Ya he visto las entrevistas al cineasta español Fernando Trueba y al escritor uruayo Eduardo Galeano y siempre me sorprendo aprendiendo cosas/ideas nuevas con las personas que admiro.

Arte y reflexión en la pantalla nocturna de la caja tonta (tevê).

Aquí os dejo el link del programa: 
http://tvcultura.cmais.com.br/sanguelatino?d=2011/11/17

domingo, 6 de noviembre de 2011

João Gilberto está constipado



¿Si todo el mundo en Río de Janeiro está con gripe, cómo no iba a estar constipado el señor João Gilberto?.

El comunicado para la prensa informaba: "João Gilberto está con una fuerte gripe. Impedido de cantar, el creador de la bossa nova debe tener cuidados especiales. Según el dr. Jorge Jamile, médico del artista, no hay motivo de alarma, sin embargo será necesario reposo en este momento". 


Por ello, las ciudades brasileñas de São Paulo, Rio, Brasília y Porto Alegre tendrán que esperar pacientemente a que la sinusitis de João Gilberto le deje cantar aquellas viejas melodías de Jobim, aquellos sambas desafinados, acordes disonantes que surgieron a finales de los cincuenta en los bares de Copacabana.


Hoy que ya estamos en el siglo 21, en el año dosmil11, todavía la voz y la guitarra de João Gilberto nos parecen un misterio indescifrable. ¿Cómo consigue el viejo maestro recordar y tocar los 34 acordes diferentes de "Chega de saudade" sin confundirse ni una sola vez y cantar con la emoción de 1959?.


Un amigo periodista de los tiempos de la facultad tuvo la suerte de verlo tocar un verano en Málaga, la noche de San Juan. ¿Se le puede pedir algo más a una noche incendiada por el fuego purificador de una hoguera lejana?

La prosa sonajero




La prosa sonajero y el tintineo verbal

La expresión "prosa sonajero" fue una etiqueta literaria creada por el escritor Juan Marsé:

"Nunca me han gustado mucho los artificios verbales en literatura de ficción. Me gusta que en las novelas que leo no darme cuenta de que estoy leyendo. La prosa galana es literatura sonajero, las florituras verbales, los juegos de artificios son literatura sonajero".

Umbral defendía la novela sin argumento, donde lo importante es el estilo, el hallazgo verbal, el adjetivo inesperado y la aliteración de palabras e imágenes.

"Umbral representaba para mí el tipo de escritura que más me revienta: cuando el lenguaje brillante se me impone por encima de lo demás. Me parece que es hacer trampa, y Umbral representaba eso. La prosa sonajero estaba por encima de todo. A Cela le pasaba un poco también, con esa prosa campanuda. Pero al final, la literatura es una cuestión de gustos" (Marsé dixit)

Y por eso el día que Umbral ganó el Premio Cervantes en el año 2000, Juan Benet se despachó a gusto con la siguiente declaración: 

“Este premio es la culminación de la prosa sonajero en el mundo madrileño. Que suene, pero a mí me interesa la imaginación creadora al servicio de la ficción literaria, no los fuegos artificiales de la lengua y mucho menos ese manierismo castizo y ese tan celebrado tintineo verbal del desmesurado ego del señor Umbral, un pozo de vanidad que ofende la memoria de la tradición novelística española”.

Ya José Manuel Caballero Bonald decía que había que diferenciar los primores de estilo, del auténtico arte de escribir. De sobra sabía Marsé que es el lenguaje el que debe sostener a la literatura, y no el tema.

Juan Marsé acabó ganando también el Cervantes en el año 2008 a pesar de ser fatalmente realista, con una prosa que no hace ruído, casi invisible y que no distrae al lector.

"La mañana iba madurando por dentro como un pomelo de luz fría"




Umbral, 1966



Descubrí con esta entrevista "telefónica" que tres años antes de que se publicase su novela "Si hubiéramos sabido que el amor era eso" Francisco Umbral la había presentado a un concurso literario. María España era una especie de Audrey Hepburn de provincias muy guapa y todavía no había nacido su hijo. Era diciembre de 1966.


La Vanguardia Española, Viernes 9 de diciembre de 1966

EL FINALISTA DEL PREMIO "ELISENDA DE MONCADA"

Francisco Umbral es el autor de «Si hubiéramos sabido que el amor era eso». El hombre vive en Madrid y el diálogo es telefónico. Primero oigo voz femenina; es la de su mujer. Después oigo la de él.


Casado, supongo —digo,
Sí.

¿Joven?
32 años.

¿De dónde es?
De Madrid.

¿Profesión?
Escritor.

Ah, ¿qué ha escrito usted hasta ahora?
Cuatro libros: una biografía de Larra, un libro de narraciones, una novela corta, “Balada de gamberros”, y una novela larga, “Travesía de Madrid”, que quedó finalista en el Alfaguara.

¿Qué es “Si hubiéramos sabido que el amor era eso”?
Es un verso del poeta Rafael Montesinos. Trato de demostrar que es casi imposible el gran amor entendido a la manera tradicional, espiritual entre la juventud de hoy. En mi novela surge este gran amor entre una pareja de estudiantes, chico y chica, claro. Y este amor les puede, es más fuerte que ellos.

¿Se impone la carne?
No, al contrario cuando va a imponerse la carne se produce la ruptura.

Usted, hombre joven, ¿ha vivido esta sublime experiencia?
Si por supuesto, totalmente.

¿Usted es un personaje?
No totalmente, en la misma medida que Proust decía que era y no era el personaje que narra en primera persona en sus libros.

Y su mujer ¿es ella?
Mi actual esposa no es ella.

El personaje femenino de la novela es ¿otra mujer de carne y hueso?
Sí, desde luego.

¿Se acuerda usted de aquella?
Después de haber escrito la novela se confunde el recuerdo literario con el real.

Buena evasiva. ¿Lo sabe su mujer?
Lo sabe.

Su mujer, ¿cómo se llama?
España.

¿España?
Sí, sí.

¿Cómo se llama su personaje?
No tiene nombre en la novela, es “ella”.

¿Cómo se llama la otra, aquella?
Se llama María José.

¿Tiene usted hijos?
No
¿Cuánto tempo llevan casados?
Siete años.

¿Su mujer le ayuda en el trabajo?
No en absoluto. Pero a veces le dicto algo a máquina. Pero muy poco.

Tengo la impresión de que usted es un hombre que pisa tierra firme. ¿Mucha fe en sí?
Toda.

¿Lo ha pasado alguna vez mal?
Casi siempre.

Me lo suponía. ¿Que ha sido antes de escritor?
Empleado de banco y empleado de radio. He hecho mucho periodismo aunque no tengo carnet. Soy un intruso.

Se merece el carnet
Muchas gracias.

¿Es tan rápido escribiendo como contestando?
Sí, bastante rápido.

¿Cuanto tardó en escribir esta novela?
A razón de cinco folios diarios. Son doscientos folios. Cuarenta días seguidos. Cada cinco folios diarios, una hora u hora y media.

¿Es, por lo que observo, metódico?
Metódico en el trabajo, pero rápido.

¿Corrige mucho?
No.

¿Vive exclusivamente de la pluma?
Desde hace diez años, yo y desde siete que me casé vivimos los dos.

Como no lo veo, dígame ¿cómo es físicamente?.
Un metro ochenta y cinco y peso 75 kilos.

¿Lleva gafas?
Sí.

Lo suponía. ¿Lee más que escribe?
Puesto que escribo muy rápidamente, dedico más tiempo a leer.

Usted, joven de hoy, ¿Está con la juventud de hoy?
Estoy con los que tienen diez años menos que yo.

¿Se empeña en mantenerse Jovencísimo?
Creo que soy “eI único escritor ye-yé de España”

¿No le da vergüenza?
No, me encanta.

¿Su mujer es también «ye-yé»?
En cierta medida, sí.

¿Es guapa?
Mucho.

También lo suponía, ¿cómo es ella físicamente?
Una especie de Audrey Hepburn de provincias.

¿De dónde es?
De Zamora.

Antes de oír la voz de usted, oí la de ella, y la tiene muy bonita.
Muchas gracias, en nombre de ella

iFelicidad, pareja...!

DEL ARCO


La novela «El otro bando», de Ferrand Bonilla fue la ganadora por tres votos contra los dos de Francisco Umbral.